Child apply toothbrush and toothpaste

 

El flúor comenzó a utilizarse en el agua a partir de 1945 en Estados Unidos, ya que según las estadísticas de odontología de esa época, una buena fluorización prevenía la caries dentales. Desde ese momento se fue añadiendo el flúor a otros productos, como agua mineral, chicles y dentífricos.

Actualmente los estudios científicos demuestran que el flúor es un tóxico peligroso que puede provocar graves daños a la salud. Algunos de sus efectos perjudiciales son:

– Debilitación, decoloración y manchas en el esmalte dental, de forma irreversible.

– Descalcificación y aumento de la osteoporosis, provocando un mayor riesgo de fracturas en caso de golpes y caídas.

– Trastornos cerebrales que disminuyen las facultades mentales y provocan un estado continuo de sedación.

Uno de los mayores problemas a los que nos enfrentamos en la falta de información lo que hace que su consumo continúe sin control, a excepción de algunos países europeos donde se ha dejado de fluorizar el agua corriente.

Por eso nuestra recomendación es supervisar y leer las etiquetas de los productos que usamos y consumimos, ya que podemos encontrar flúor en alimentos procesados, cereales enriquecidos, bebidas sin alcohol, etc…

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

CONTACTO

¿Quieres pedir una cita?

Pulsando Enviar, confirmo que he leído y acepto la Política de Privacidad

GRACIAS

POR CONFIAR EN NOSOTROS